Te gusta el arte y la literatura. Te gusta la música y el teatro. Te gusta la historia e incluso la filosofía. Te gusta la ópera, el cine y la danza. Todo lo que podamos incluir en ese palabrejo -cultura- te gusta. No seas escéptico, si has sonreído con ironía, lo único que sucede es que todavía no sabes que todo eso te gusta. 

Es más, no es que la cultura sea una cuestión de gustos, es una cuestión de tu propia identidad. Si has llegado a esta web significa que no vives aislado en una cueva, vives en un mundo con muchos años de recorrido, ¡miles y miles de años! Y todos los hombrecillos que han pasado por nuestra tierra -y todas sus obras- han hecho que TÚ seas quien eres

¿No lo sabías? Pues sí, Mozart está en tu sangre y Van Gogh en tus genes. La cultura no es un manual lleno de polvo que conocen hombres calvos y aburridos, la cultura es TU pasado. El modo en que hablas, en que piensas, en que escribes, es una herencia de esos "familiares lejanos", una costumbre adquirida por contacto y tiempo. No pienses que la cultura es un asunto lejano; la cultura es tu pasado personal, es tu forma de ser. 


Te gusta la cultura, porque tú eres cultura.

 
 

Cult-Roots es una reflexión sobre la cultura en clave personal, un estudio del modo en que la cultura configura nuestro modo de ser y de mirar el mundo.

Me intrigan las raíces de los grandes árboles. Escondidas, crean un mundo complejo que ofrece un sustento firme. Cuanto más profundo llegan, más alto y hermoso puede crecer un árbol sin temor a caer. Nosotros necesitamos esas raíces hondas, para poder cultivar nuestro espíritu, para crecer al máximo. Y nos confundimos si pensamos que la cultura son esas materias necesarias, la cultura es el cuidado del árbol. 

Cult-Roots nace como fruto de una pasión por la cultura, pero con una misión clara: formar una mirada cultivada del mundo y la persona. Busca ser un lugar desde el que transmitir esa emoción por la cultura con el objetivo de compartirla, de conseguir que cada vez más gente comparta esta mirada con relieve que solo permite un cultivo esmerado de las raíces que nos sostienen.

 

MISIÓN

 
 

FORMAR

La manera de mirar el mundo y las personas -incluyendo la forma de mirarse a uno mismo.

HACER DESCUBRIR

Que la cultura es apasionante y que influye en la persona.

 

FOMENTAR

El cultivo y cuidado del propio mundo interior, para que se manifieste en un salir hacia fuera.

BUSCAR

El diálogo y la conversación, pensar y hacer pensar, emocionarme y emocionarte.