MARÍA DEL RINCÓN

Tiendo a recomendar libros clásicos, películas antiguas y a veces tengo la osadía de invitar a mis amigos a descubrir que la ópera puede ser más emocionante que su serie favorita. Me fascina adentrarme en Twitter y en YouTube en busca de buenas historias y de gente con cosas interesantes que decir sobre cultura. Mi frase favorita es: “¡tengo una idea!”, y la respuesta generalizada suele ser una huída disimulada de mi interlocutor.

María Del Rincón Yohn

Me llamo María Del Rincón. Soy doctora en Comunicación Audiovisual y mientras me peleaba con cientos de artículos y referencias bibliográficas sobre la representación cinematográfica de la memoria, nació Cult-Roots. Durante esos años de intenso estudio descubrí que cuanto más profundizaba en el mundo de la cultura, en el cine, en la literatura, en el arte y la música, era más capaz de tejer redes que permiten ver nuestro mundo con un relieve asombroso. Viví aquellos cinco años de investigación de postgrado en un Colegio Mayor, una institución universitaria que busca formar estudiantes que quieran cambiar el mundo, dándoles los instrumentos necesarios. Fui Directora de Actividades Culturales en dos Colegios Mayores distintos y allí descubrí, junto a las colegialas, un panorama amplísimo y apasionante: La cultura permite entender el mundo en el que vivimos y permite entendernos a nosotros mismos.

Desde entonces he emprendido una búsqueda, ya no de artículos académicos, sino de libros, vídeos, películas y testimonios cercanos, que pongan de relieve esa visión apasionante del mundo que se consigue mediante un cultivo delicado de nuestro interior. Internet está lleno de gente interesante y yo quería formar parte de ese grupo empeñado en difundir lo fascinante que es la vida cuando las raíces propias llegan a grandes honduras. Como afirma un gran humanista de los tiempos actuales:

la cultura “es un mundo que sólo surge en la mente cuando se cultiva. Quien no lo hace, no puede imaginar en qué consiste. El que ama la música es capaz de gozar de experiencias que no puede entender el que no ha aprendido a saborearla; quien no sabe contemplar el mundo y meditar sobre él, no se imagina lo que es la filosofía; quien no ha llegado a tener un amigo no sabe lo que es la amistad.
(Juan Luis Lorda, Humanismo, los bienes invisibles.)

"Si todavía quieres saber más sobre quién soy, no tienes más que pasar por la sección ¿De dónde vengo? Ahí quiero compartir contigo mis raíces culturales."